Virzi y Salerno Procuraduría niega ‘selectividad’ en aplicación de medidas cautelares

Iglesia católica venezolana pide que le permitan visitar a políticos preso
06/05/2015
06/05/2015

Virzi y Salerno Procuraduría niega ‘selectividad’ en aplicación de medidas cautelares

Ambos tiene 71 años de edad. La defensa de Virzi –que fue segundo vicepresidente en el gobierno de Ernesto Pérez Balladares (1994-1999)- alega que la detención de su cliente es violatoria de las leyes, ya que se trata de un “adulto mayor”, que sufre de hipertensión y diabetes y no “opone ningún tipo de resistencia” a la investigación.

El Código Judicial, en su artículo 2129, señala que  no se decretará la detención preventiva cuando el imputado haya cumplido los 65 años de edad, “ salvo que existan exigencias cautelares de excepcional relevancia”.

“No existe una selectividad”, indicó Rodríguez, a través de una nota de prensa de la Procuraduría.

“Recordemos que si la norma  establece que no se debe detener a una persona arriba de 65 años de edad, esto no se enmarca en  la regla exacta, sino que también la misma norma estable una excepción a estos casos”, agregó.

“Nosotros hemos tenido experiencias jurisdiccionales en donde se ha declarado legal  la detención preventiva de personas arriba de los 65 años”, indicó.

En la aplicación de una medida cautelar influye, según Rodríguez, al grado de vinculación del imputado con el supuesto hecho delictivo, los medios de convicción y las conductas procesales.

Virzi es parte de la investigación que adelanta la  fiscal tercera Anticorrupción, Zuleyka Moore, por la supuesta comisión de delitos contra la administración pública, derivados del contrato del fallido proyecto de riego de Tonosí a la sociedad Hidalgo & Hidalgo.

Salerno, por su parte, reconoció tener control de la empresa Cobranzas del Istmo, S.A. (CISA), cuyas operaciones y comisiones son investigadas por la fiscal cuarta Anticorrupción, Ruth Morcillo.

Los pagos que recibió Virzi son ‘honorarios’ por servicios de ‘asesoría’

José María Castillo, abogado de Felipe “Pipo” Virzi, señaló que el dinero que recibió su cliente de Hidalgo & Hidalgo era la comisión que le correspondía por “hacer un esfuerzo para que esa adjudicación [la del sistema de riego de Tonosí] le fuera adjudicada a la empresa Hidalgo & Hidalgo en todos los aspectos”.

Así lo expresó la mañana del viernes, en una entrevista en el noticiero Telemetro Reporte.

Virzi recibió $10 millones de Hidalgo & Hidalgo –a través de un cheque y de una transferencia bancaria-, poco después de que la compañía se adjudicara el contrato, en el año 2012, en el gobierno de Ricardo Martinelli.

Según Castillo, esa cantidad corresponde a los “honorarios” que recibió su cliente por la “preparación y representación en un acto público”. En total, recibiría 10% del monto total del contrato –siempre según Castillo- que fue adjudicado en $155 millones. Al final, el Estado desembolsó $37.4 millones, inversión que se desconoce en qué se utilizó, ya que el proyecto ni siquiera contaba con terrenos para su desarrollo.

“Eso pasa todos los días en todos los grandes proyectos”, remarcó Castillo, sobre la “asesoría” de Virzi.

rfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-slide