Viña del Mar es más que un festival, es una fiesta

Ministerio Público abre investigación a viceministra Zulema Sucre por caso ‘Gucci’
02/29/2016
Alejandro González Iñárritu gana nuevamente el Oscar como mejor Director
02/29/2016

Vivir esta experiencia de disfrutar el espectáculo viñamarino en lo que conocemos como el Gigante de la Quinta Vergara es realmente indescriptible desde todo punto de vista.

Es la ciudad entera la que se transforma en festival y es la ciudad entera la que vive y hace vivir de manera tan peculiar este acontecimiento artístico de tanta trascendencia, ganada en más de medio siglo.

En la actualidad pisar la platea de la Quinta Vergara produce una sensación mágica, envolvente, emocionante y sentir el calor del público, unas 20 mil personas, genera una sensación tan particular. Uno se siente chiquito en principio, luego uno más de ese monstruo humano que hace realmente el espectáculo.

Llegar a la Quinta entre un maremágnum de gente podría parecer difícil, pero no, la organización es tan buena que uno llega, pasa tres controles de boletería, ni un documento y está adentro. En el interior un majestuoso escenario con toda la tecnología digital hace que el público, no solo vibre con cada artista, sino que se sienta parte del montaje. Está como a una mano de uno, nada más. Un sonido que se disfruta a pleno de una noche de mágico espectáculo artístico musical.

Tuvimos la suerte con mi esposa de vivir esta experiencia en la noche del martes pasado, y vivir el lujo de poder escuchar a Eros Ramazzotti, quien volvió luego de más de 15 años con un show de nada menos de 120 minutos de plena entrega. El excelente cantante recorrió su historial musical, demostró un carisma excepcional, una humildad a flor de piel y un absoluto respeto al público al cual se debe. No usó ni una sola palabra que no sea en español, no siendo su idioma original, cantó todos sus temas en español, agradeció en español al punto que hasta cometió un error, quizás intencionado, cuando iba recibiendo las famosas gaviotas de plata primero y de oro después al decir “Galleta de Oro” que generó una sonora ovación del público.

Ramazzotti acompañado de su propia orquesta doblegó por completo al público con su voz y refinado estilo artístico entregando sus éxitos. El público explotó con temas tales como “Otra cosa como tú”, “Cosas de la vida” y su gran éxito “Cosas más bella que tú” acompañado de las 20 mil gargantas presente en una noche excepcional.

Recomendable al ciento por ciento para aquel que quiere disfrutar el próximo año de un espectáculo fuera de serie, excelentemente organizado y bellísimamente producido. Aquella noche también tuvo otras actuaciones, como el del Humorista chileno Rodrigo González (gaviotas de plata y oro) y la española Ana Torroja, una excelente vocalista española que también conquistó al público con sus canciones en la madrugada del miércoles 24 de febrero.

Comments are closed.