Una vieja rivalidad deportiva Argentina y Uruguay, un clásico mundial en la Copa América

Dwayne Johnson choca camión mientras filmaba cinta
06/16/2015
Trump propone un «gran muro» en la frontera sur y que México lo pague
06/16/2015

 El delantero Edinson Cavani es uno de los líderes del onceno uruguayo. EFE/Javier Valdés Larrondo

La mesa está servida para un clásico de talla mundial en la Copa América, con Argentina de Leo Messi urgida de triunfo tras el decepcionante empate con Paraguay, y un Uruguay que puede dar más que esa victoria gris con Jamaica.

El clásico del Río de la Plata, uno de los partidos más esperados de la primera fase de la Copa, se jugará en el balneario de La Serena, lejos de los efectos de la polución que aqueja a Santiago, declarada este martes en preemergencia ambiental.

Pero la Copa América está cada vez más competitiva y es reflejo de que no hay rival pequeño.

Al Argentina-Uruguay le faltará un condimento importantísimo: el celeste Luis Suárez, que cumple una suspensión por haber mordido a un rival en el Mundial de Brasil 2014.

La celeste inició la defensa de su título con un ajustado triunfo 1-0 ante Jamaica que le permite encarar el partido con cierta ventaja, aunque su desempeño haya distado de ser bueno.

Gerardo Martino, técnico de la selección de Argentina. 

Para el equipo de Gerardo Martino el margen es más estrecho, luego de la sorpresiva igualdad con los guaraníes, que revivió viejos fantasmas para una selección que lleva 22 años sin ganar un trofeo internacional de prestigio.

“Nuestro objetivo es clasificarnos. Lo decisivo empieza mucho más adelante. Es un clásico, un rival de muchísima categoría, pero no lo vivo como si estuviésemos jugando un cuarto de final o una semifinal”, dijo este lunes Martino a la prensa.

Habrá también un ánimo de revancha, porque fueron los uruguayos los que eliminaron en su casa a Argentina de la Copa América de 2011.

De su lado, el técnico uruguayo Óscar Tabárez afirmó que su equipo enfrenta a la selección “con más potencial” del certamen, y rechazó las críticas contra su estilo de juego asegurando que “defender no es mala palabra”.

Y mientras se celebra el clásico, otros dos grandes estarán afinando los últimos detalles para el choque de este miércoles.

El colombiano James Rodríguez, del Real Madrid, y el brasileño Neymar, del Barcelona, se enfrentan de nuevo este año vistiendo ahora las camisetas de sus selecciones.

Colombia necesita una victoria como sea para mantenerse con vida en la Copa, mientras Neymar, con todo el equipo al hombro, buscará otro triunfo para asegurarse la clasificación.

Comments are closed.