Una nueva marca de juegos salvados Recordando la hazaña de Mariano Rivera

Obama elogia a Clinton en evento de recaudación en Nueva York
09/19/2016
Esto es lo que pide Angelina Jolie en su divorcio de Brad Pitt
09/21/2016

Aquella tarde en el nuevo Yankee Stadium, Rivera salió como de costumbre al montículo a cerrar la puerta; retiró en fila a los tres bateadores que enfrentó. El último fue Chris Parmelee a quien ponchó y así preservó la victoria 6-4 de los Yankees sobre los Mellizos de Minnesota.

Una vez el árbitro del home cantó el tercer strike, poniendo fin al partido; la alegría de la afición y de los compañeros de Mariano Rivera no se hizo esperar.

Segundos después, cuando el chorrerano se disponía a dejar la loma de los sustos, dos de sus compañeros, Jorge Posada y Alex Rodríguez, se lo impidieron y lo remolcaron hasta el diamante para que recibiera la merecida ovación de cerca de 40 mil fanáticos, el saludo de sus compañeros y el aplauso de admiración de los jugadores de Minnesota, que no abandonaron su caseta a pesar de haber terminado el partido.

“Oh Dios mío! Por primera vez en mi carrera estoy solo en el montículo, no hay nadie detrás de mi, ni al frente. No puedo describir ese momento que no tiene precio”, fue lo que respondió el panameño esa tarde tras el espontáneo reconocimiento.

Han transcurrido cinco años de aquel histórico día en el que un panameño, Mariano Rivera, dejó una huella difícil de borrar en los registros del mejor béisbol del mundo.

Rivera superaba la marca de 601 rescates que había fijado un año antes Trevor Hoffman, quien ya estaba retirado en 2010.

Al año siguiente de su logro (2012) Mariano Rivera sufrió una seria lesión en su rodilla derecha que puso en peligro su regreso al montículo. Sin embargo se recuperó y volvió en 2013.

Antes de arrancar esa temporada, la número 19 de su carrera, Mariano Rivera anuncia que será su última campaña. Así lo hizo con el récord de 652 juegos salvados.

Han pasado tres temporadas desde su adiós del diamante y solo deben pasar otras dos para que sea candidato al Salón de la Fama de Cooperstown en Nueva York.

Se espera que Rivera no tenga problemas para recibir los votos necesarios en su primera postulación (2019) y unirse a su compatriota Rod Carew como los únicos panameños en el Salón de la Fama de las Grandes Ligas.

Comments are closed.