PROCESO POR PRESUNTA ESTAFA AL ESTADO ARGENTINO POR VENTA DE DÓLARES Expresidenta Cristina Fernández reaparece para una indagatoria sin preguntas

protestas de cubanos Costa Rica refuerza zona fronteriza con Panamá
04/14/2016
Fútbol de los Juegos Olímpicos Sorteo beneficia a Brasil; Argentina con un camino más difícil
04/14/2016

PROCESO POR PRESUNTA ESTAFA AL ESTADO ARGENTINO POR VENTA DE DÓLARES Expresidenta Cristina Fernández reaparece para una indagatoria sin preguntas

Banderas, camisetas con rostros de la expresidenta, cánticos y arengas de volveremos formaron parte de toda una estrategia que comenzó días antes para lograr una movilización nacional y –de acuerdo a lo narrado por medios locales– frenar la cobertura periodística de aquellos que no eran afines a la política de izquierda que dejó el poder el 9 de diciembre de 2015, tras 8 años de mandato y 12 de gobiernos kirchneristas.

Centenares de personas identificadas con chalecos azules en los que se leía La Cámpora hicieron calle de honor y evitaban que no adeptos se acercaran a Fernández, tanto al salir de su apartamento rumbo a los tribunales, como al concluir su declaración ante el juez Claudio Bonadío y caminar, hasta una tarima.

En el área de acceso a los tribunales, informó Todo Noticias (TN), varios periodistas fueron agredidos por los activistas y les impidieron realizar la cobertura.

La presentación ante el juez –de hecho ante la secretaria, que según TN tomó la declaración– duró una hora y, como otros exfuncionarios de su gobierno llamados a declarar, Fernández se limitó a presentar un escrito, el cual difundió a través de su página de Facebook. No respondió a preguntas.

Cuando el juez llegó la exmandataria ya estaba en el despacho. Él saludó a los presentes y la única que no contestó fue ella, ni siquiera se volteó para ver quién la saludaba, narró a TN una funcionaria. Agregó que el juez estuvo unos minutos allí y luego se fue.

En su escrito, Fernández señala que la imputación “resulta absurda tanto en términos fácticos como jurídicos e ingresa en el terreno de lo ridículo” y que así lo evidencian las preguntas formuladas a algunos de los imputados “con la intención de tornar justiciables hechos de contenido estrictamente político”.

Aseguró que la causa dio inicio mediante una falsa denuncia “que el juez rápidamente instruyó”, que dos días antes de la segunda vuelta de las elecciones llevaron a cabo un allanamiento en el Banco Central “con el propósito de originar una corrida bancaria para forzar la devaluación y no lo lograron”, que después de los resultados electorales “presionaron con esta causa para obtener la renuncia del presidente” del Banco Central, que “una vez designadas las nuevas autoridades del ente rector, llevaron a cabo una devaluación de la moneda que produjo efectos devastadores sobre la economía” y, por último, con “complicidad judicial, avanzaron con esta causa imputando falsamente a personas inocentes la comisión de delitos, los cuales de haber existido, resultarían exclusiva responsabilidad de las actuales autoridades”.

A las 11:10 de la mañana, Fernández ya estaba montada sobre el escenario. Sus seguidores le cantaban.

Centenares de seguidores de la expresidenta de izquierda Cristina Fernández viuda de Kirchner (2008-2015) la acompañaron el 13 de abril de 2016 hasta la sede de los tribunales federales, donde debía rendir indagatoria. Expandir Imagen
Centenares de seguidores de la expresidenta de izquierda Cristina Fernández viuda de Kirchner (2008-2015) la acompañaron el 13 de abril de 2016 hasta la sede de los tribunales federales, donde debía rendir indagatoria. AFP/Telam/Carlos Brigo

Su discurso ante la masa mantuvo el relato del escrito presentado ante el juez, una mezcla de defensa jurídica y de alegato político.

“Quiero que estén todos tranquilos, me pueden citar 20 veces más, me pueden meter presa, pero lo que no van a poder hacer es callarme… no vean este hecho como un ataque a una persona, reflexionemos juntos… y verán que no es el único caso de una expresidenta perseguida, al contrario”, fueron las palabras con las que abrió su mensaje y empezó a comparar su situación con la de los expresidentes Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón. Aseguró que tantos atropellos no podían haberse consumado sin la complicidad del Poder Judicial.

Acusó a los medios de comunicación de esconder los escándalos del gobierno de Macri; criticó los despidos del sector público y privado y aseguró que los funcionarios tienen miedo. También dijo que hay mucha gente enojada por los que votaron en contra, y les pidió que no se enojen porque eso los divide. “Yo creo que tenemos que estar unidos… porque no todos tienen la capacidad o la actitud o la militancia para defenderse de medios de comunicación que les llenaron la cabeza con mentiras”.

Y entonces lanzó su pedido. “Les propongo conformar un gran frente ciudadano, en el cual no se le pregunte a nadie por quién voto ni de qué partido es… [sino] ¿Cómo te está yendo, peor que antes o mejor? Ese es el punto, reclamar los derechos que les han arrebatado”, aseguró. Los exhortó a exigir a sus representantes ante el Congreso que cumplan sus promesas, y a que tengan el mismo discurso en la calle y en las bancas del legislativo.

Luego, volvió a enfilar contra Macri. “Son graves los problemas que se han provocado en 120 días, nunca he visto tantas calamidades… pero hay algo más grave y es que hay gente que está convencida de que con estas ideas y estas políticas vamos a ir por buen camino”, indicó, en alusión a los aumentos en las tarifas de servicios, al recorte de impuestos a los sectores más pudientes y los cambios arancelarios.

Fernández pidió a los argentinos unir esfuerzos para que el país no retroceda, algo que, afirmó, no comienza en Argentina. “Vemos que situaciones similares se replican a nivel regional con todos los gobiernos populares que permitieron mejorar la vida de millones y millones de latinoamericanos. Esto es una matriz comunicacional, política y judicial que se extiende en toda la región para identificar a los proyectos nacionales y populares con la corrupción, de modo tal que luego vienen los moralizadores que te dejan sin nada y cuando todo terminó ya no te acuerdas ni de quién sos vos”, arremetió.

El diario Clarín informó que, según consta en el acta de la diligencia, Fernández se negó a contestar preguntas delante del juez porque con ello “no haría más que convalidar su manifiesta arbitrariedad, ilegalidad e incompetencia técnica y profesional”. “De la acusación de asociación ilícita que se me ha leído, de la única organización que he participado es en la del Poder Ejecutivo Nacional en mi carácter de titular en dos oportunidades…”, declaró.

Por último, la expresidenta recusó al juez.

Tras el discurso, la política fundadora de la Coalición Cívica ARI, Elisa Carrió, escribió en Facebook: “Terminó el ridículo show de la actriz nacional”. “Dice que no la van a callar, pero ante la justicia no habló”.

Al cierre de esta edición el presidente Macri no había respondido a las críticas de Cristina Fernández.

La ‘manifestación’ de CFK ante el juez Bonadío

La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández, junto al exjuez de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Zaffaroni, a su salida de los tribunales el 13 de abril de 2016, cuando acudió a una indagatoria por el proceso por supuesta estafa al Estado en una venta de dólares. Expandir Imagen
La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández, junto al exjuez de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Zaffaroni, a su salida de los tribunales el 13 de abril de 2016, cuando acudió a una indagatoria por el proceso por supuesta estafa al Estado en una venta de dólares. AFP/Juan Mabromata

Luego de ser informada acerca de los hechos que se me pretende imputar, entiendo y confirmo claramente que solo a través de un ejercicio abusivo del poder jurisdiccional esta causa pudo ser llevada adelante.

En primer lugar, cabe señalar, como algo absolutamente novedoso y sorprendente en términos judiciales, que haya sido citada a prestar declaración indagatoria cuando no existe ninguna mención, y mucho menos imputación en mi contra, ni en la denuncia efectuada por los legisladores oficialistas Negri y Pinedo, ni tampoco por parte del fiscal interviniente o que surja, al menos, de la prueba recibida.

Es más, una simple lectura de los elementos de convicción a los que el juez hace expresa referencia en el auto, muestra que mi convocatoria a declarar es un prevaricato de V.S. en los términos previstos por el artículo 269 del Código Penal. Concretamente, la resolución dictada resulta contraria a la ley y fundada en hechos absolutamente falsos; así quedará acreditado en la esfera judicial competente.

En segundo término, tampoco se ha respetado en el caso el debido principio acusatorio y de congruencia que debe existir entre el hecho por el que se ha habilitado esta investigación y el que se me ha imputado. Concretamente, se habla de la existencia de un grupo de funcionarios que, de manera organizada, sistemática y concertada, llevamos a cabo acciones de carácter político, técnico y administrativo con supuestos propósitos delictivos, que no fue ni denunciado por los legisladores oficialistas ni requerido por el fiscal. Esta hipótesis de asociación ilícita, construida capciosamente por el magistrado, es otra muestra de la arbitrariedad con que ha procedido y revela además la intención del Gobierno con la colaboración imprescindible del Poder Judicial de “plantar”, a quien suscribe, una causa penal que me prive de la libertad.

Como ya lo he dicho públicamente y reitero una vez más: no les tengo miedo. Afrontaré este proceso y cualquier otro que quieran fabricarme. Fue decisión explicitada públicamente no tener fueros que me hubieran colocado en una posición de privilegio en relación a la de cualquier otro ciudadano. La igualdad nunca fue, para mí, un recurso retórico.

En tercer término, y desde un plano estrictamente jurídico, tal como lo han explicado cada una de las personas imputadas que declararon en esta causa, las operaciones investigadas fueron llevadas a cabo legítimamente por las autoridades del Banco Central, de acuerdo a la normativa vigente e inspirada en los propósitos de su carta orgánica, es decir, promover la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social (Art. 3).

Hago propios todos y cada uno de los argumentos que vertieran en este expediente el exministro de Economía Axel Kicillof, el expresidente y exvicepresidente del B.C.R.A., Alejandro Vanoli, y Miguel Ángel Pesce, así como también los de los directores y exdirectores de la misma institución, que han actuado en un todo de acuerdo con lo que prescribe la ley.

La política de izquierda, que dejó el poder el 9 de diciembre de 2015, presentó una declaración escrita ante la secretaria del juez federal Claudio Bonadío. Al final, lo recusó.

Durante un discurso ante sus seguidores, en la sede de los tribunales, dijo: ‘No vine a dividir a los argentinos… durante muchos años  pudieron referirse a esta presidenta con insultos si querían, porque vivíamos en libertad y es lo que quiero recuperar para ustedes…”.

Cristina Fernández se despide luego de acudir a la indagatoria y dar un discurso ante sus seguidores.REUTERS

Cristina Fernández se despide luego de acudir a la indagatoria y dar un discurso ante sus seguidores.REUTERS Foto por: Marcos Brindicci

rfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-slide