Estados Unidos se divide ante la hist贸rica visita de Trump a Corea del Norte

Deshielo en Alaska enciende las alarmas
07/02/2019
Fallece el beisbolista Tyler Skaggs, lanzador de los Angels, a los 27 a帽os
07/02/2019

Nadie dudaba de que la hist贸rica visita de Donald Trump a Corea del Norte -el primer presidente en su cargo que lo hace- se convertir铆a en un asunto polarizante en la volc谩nica situaci贸n pol铆tica de EE.UU. y con las campa帽as para las elecciones presidenciales de 2020 ya en marcha.

La cumbre en territorio norcoreano con Kim Jong encaja en dos narrativas contrapuestas. La primera, la de un presidente audaz, con una diplomacia personalista que rompe moldes y que consigue progresos donde otros se estancaron durante d茅cadas. La segunda, la que dibuja la visita como un mero espect谩culo televisivo, un 鈥榮how鈥 sin sustancia, que no cambia en nada la carrera nuclear norcoreana y que, sin embargo, legitima a un dictador y violador de derechos humanos como Kim.

Los candidatos dem贸cratas se han lanzado con decisi贸n a esta 煤ltima. Joe Biden, vicepresidente con Barack Obama, atac贸 a Trump por 芦mimar禄 al dictador norcoreano 芦a coste de la seguridad nacional y los intereses de EE.UU.禄. La senadora Elizabeth Warren critic贸 que el presidente 芦no deber铆a estar despilfarrando la influencia estadounidense en posados fotogr谩ficos e intercambiando cartas de amor con un dictador despiadado禄. Juli谩n Castro, que fue secretario de Vivienda tambi茅n con Obama, critic贸 que la reuni贸n fue 芦todo simbolismo y nada de sustancia禄. Otros candidatos, como Bernie Sanders, Beto O鈥橰ourke o Amy Klobuchar tambi茅n salieron a mostrar su desacuerdo con la cumbre.

La reacci贸n negativa de los candidatos es una muestra m谩s de que la visita de Trump es una victoria pol铆tica, un hito que refuerza el personalismo de Trump y su ret贸rica habitual de 鈥榮olo yo podia hacerlo鈥. El avance diplom谩tico con Corea del Norte ser谩 una de las piezas en las que podr谩 basar su propuesta de 鈥榩az y prosperidad鈥 con la que comparecer谩 a su reelecci贸n el a帽o que viene. La prensa conservadora ha celebrado la reuni贸n, ha aplaudido sus innovaciones diplom谩ticas y ha vuelto a deslizar los m茅ritos de Trump para el Nobel de la Paz, un galard贸n que recibi贸 su antecesor. No es casualidad que Trump insistiera tras el encuentro que Obama quer铆a tambi茅n una reuni贸n con Kim, pero este no quiso (altos cargos de la Administraci贸n Obama han asegurado que es falso).

Mientras Trump calificaba la visita de 芦un d铆a muy legendario, muy hist贸rico禄, es innegable que la situaci贸n sobre la carrera armament铆stica de Corea del Norte no ha cambiado. Como explicaba Uri Friedman en 鈥楾he Atlantic鈥, la realidad es que, a d铆a de hoy, todo indica que Corea del Norte tiene m谩s material nuclear que hace un a帽o, cuando se celebr贸 la primera de las tres cumbres Trump-Kim hasta la fecha. Han sido meses de grandes episodios como para rellenar un programa de telerrealidad, con romances -la primera cumbre, en Singapur-, peleas -el abandono intempestivo de Trump en Hanoi, la segunda cumbre- y ahora la reconciliaci贸n en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas. Pero las posiciones siguen en un punto similar: Corea del Norte no ha abandonado su programa nuclear y EE.UU. no cejar谩 en sus sanciones econ贸micas hasta que lo haga.

Hay comentaristas mucho m谩s cr铆ticos con la 煤ltima cumbre. 芦Es una farsa禄, dijo en Twitter el analista pol铆tico Robert Kelly, profesor universitario en Corea del Sur. 芦Es un posado para las elecciones de 2020, qu茅 payasada禄. Jean Lee, director del Centro para las Pol铆ticas P煤blicas e Historia de Corea asegur贸 que la raz贸n por la que anteriores presidentes no hab铆an ido a Corea es porque 芦estas visitas dan una gran legitimidad a los Kim禄.

Otros son m谩s optimistas. Joel Wit, que trabaj贸 durante a帽os en negociaciones con Corea del Norte en el Departamento de Estado, defendi贸 en 鈥楾he New York Times鈥 que el 鈥榮how鈥 entre Trump y Kim 芦puede ser la base de negociaciones concretas entre negociadores reales禄. Para Wit, la mejor conclusi贸n de la cumbre es que 芦hay se帽ales de que Trump y Kim quieren un acuerdo禄.

Si se celebra una nueva cumbre -EE.UU. est谩 abierto a que Kim visite la Casa Blanca- y se avanza hacia un acuerdo, ser谩 una reivindicaci贸n de este primer paso, y un nuevo impulso para la reelecci贸n de Trump.

/ABC.es