Contratos con Finmeccanica Lanchas de Italia tampoco funcionan

real madrid Cristiano Ronaldo: ‘Soy el mejor’
11/06/2015
Star Wars: fan cumple sueño de ver el episodio VII y muere
11/11/2015

 Las lanchas están en la base Vasco Núñez de Balboa ( Rodman), a cargo del Servicio Nacional Aeronaval. LA PRENSA/Jorge Fernández

El subcomisionado Oliver Martiz, director de Mantenimiento del Senan, explicó que la adquisición de las piezas ha sido el principal obstáculo que las mantienen fuera de servicio. Las embarcaciones fueron donadas para ser utilizadas en el combate al narcotráfico y en labores de rescate.

La lancha P-900 no funciona desde que llegó al país en 2012 y su reparación tiene un costo de $3 millones, según Martiz.

El Senan tiene un proyecto para reconvertir las lanchas a especificaciones americanas, lo que costaría $2 millones.

Cuando las embarcaciones llegaron al país el propio mandatario de turno Ricardo Martinelli negó que se tratara de “chatarras” como señalaban versiones periodísticas.

El artífice de esta donación a Panamá fue Valter Lavítola, intermediario de Finmeccanica y quien está detenido en Italia por corrupción internacional.

Tampoco funcionan los radares que fueron comprados para detectar lanchas rápidas del narcotráfico.

Fuera de servicio

La falta de piezas y el actual conflicto entre el Estado panameño y la empresa Selex mantienen fuera de servicio cuatro de las seis lanchas que fueron donadas por Italia a Panamá en 2012 y que para repararlas se requieren millones de dólares.

Las lanchas fueron donadas a Panamá por el Gobierno italiano, encabezado en ese entonces por Silvio Berlusconi, para combatir el narcotráfico y labores de rescate, como parte de los tres contratos que firmó el Gobierno panameño, dirigido en esa época por Ricardo Martinelli, con Finmeccanica para comprar 19 radares (Selex), 6 helicópteros (AgustaWestland) y 1 mapa cartográfico (Telespazio).

El subcomisionado Oliver Martiz, director de Mantenimiento del Servicio Aeronaval Nacional (Senan), explicó que el principal problema actual es la adquisición de piezas para poder reparar las lanchas.

Indicó que tienen capacidad para los repuestos preventivos de mantenimiento, pero cuando se trata de piezas electrónicas tienen que solicitar apoyo de Italia y las piezas demoran mucho en llegar a Panamá.

Tal es el caso, explicó Martiz, de la patrullera P-222 (bautizada como Presidenta Mireya Moscoso) que mantiene un daño en la tarjeta electrónica de uno de sus tres motores y que ha requerido que el Senan solicite a Italia el equipo electrónico necesario para ponerla a funcionar.

Martiz detalló que ante esta situación desarrollan un proyecto para reconvertir las lanchas a especificaciones americanas, lo que facilitaría la obtención de las piezas y a un costo más barato.

Detalló que actualmente se trabaja en la reconversión de la lancha P-220 (bautizada como Presidente Ernesto Pérez Balladares) a la que se le cambiarán los motores italianos por americanos.

La reconversión de algunas de las lanchas le costaría al Estado una inversión de $2 millones, precisó el funcionario del Senan.

Conflicto con Selex

Indicó que la lancha P-900 no se ha podido utilizar desde que llegó a Panamá en 2012. Es la más grande y la que desarrolla la más alta velocidad, de las seis donadas por Italia. Se requieren $3 millones para su reparación.

Según Martiz, la empresa Selex -filial de Finmeccanica- se comprometió a hacer los trabajos de mantenimiento, pero debido al conflicto actual con el gobierno no se ha podido concretar y la lancha sigue sin operar.

En fallo reciente, la Corte Suprema de Justicia suspendió provisionalmente el contrato entre Selex y el Estado panameño para la adquisición de 19 radares.

Según pruebas realizadas por el Ministerio de Seguridad Pública los radares no detectan las lanchas dedicadas al narcotráfico. Este caso es investigado por el Ministerio Público, que mantiene bajo arresto al exministro de Seguridad Pública José Raúl Mulino, quien firmó el contrato en 2010.

Las demás lanchas

Otra lancha que está en reparación es la P-221. Tiene falla en sus motores. Solo funcionan las lanchas P-222 y P-223.

Estas cuatro embarcaciones, aunque no eran nuevas, llegaron operativas a puertos panameños, después de un proceso de rehabilitación llevado a cabo en Italia por Selex.

Cuando en 2012 las embarcaciones llegaron a Panamá, el entonces presidente Ricardo Martinelli y su viceministro de Seguridad Pública, Alejandro Garuz, rechazaron versiones de prensa que afirmaban que las seis lanchas fueron donadas porque estaban en condiciones mecánicas defectuosas.

Garuz, quien está detenido por el proceso de escuchas ilegales, también está imputado por el contrato de los radares.

Polémicos nombres de lanchas

Cuatro de las seis patrulleras donadas por Italia, y que llegaron en mayo de 2012 a Panamá, fueron bautizadas con los nombres de cuatro expresidentes de la República: Guillermo Endara Galimany, Ernesto Pérez Balladares, Mireya Moscoso y Martín Torrijos.

Los cuatro exmandatarios fueron invitados por el entonces presidente Ricardo Martinelli al acto de bautizo de las lanchas el 30 de mayo de 2012, en Rodman.

Al acto asistió la ex primera dama Ana Mae Díaz de Endara, viuda del expresidente Guillermo Endara Galimany y también un representante de la expresidenta Mireya Moscoso. Pérez Balladares y Torrijos comunicaron que no estaban de acuerdo con que las lanchas llevaran sus nombres y por tanto no asistieron al acto. A pesar de su oposición, Martinelli las bautizó con sus nombres.

Comments are closed.