La barranquillera tenía en ese entonces 18 años, y nunca pensó   en ser la artista femenina internacional con más ventas en el año 2000.

Sin embargo, en una oportunidad la colombiana fue invitada a ‘Sábado Gigante’ de Univisión, donde Don Francisco le aseguró a la intérprete que ella llegaría a muchos lugares con su gran talento.