Asesinato de líder opositor tiñe de violencia la campaña electoral venezolana

Por el pase a Copa América Centenario Fepafut revela lista de elegibles para partido de repechaje
11/26/2015
Quiebra Retroactiva de grupo hotelero Fallo atenta contra sistema financiero
11/26/2015

 El asesinato de Luis Manuel Díaz (der.) ocurrió al finalizar un mitin de campaña de la MUD en el que participó también Lilian Tintori. Tomado de Internet

El joven identificado como Luis Manuel Díaz, secretario del partido Acción Democrática (AD) en Altagracia de Orituco, fue asesinado alrededor de las 19.30 hora local (00.00 GMT) «por disparo (de) arma de fuego», afirmó el secretario general de dicho partido opositor, Henry Ramos Allup, a través de la red social Twitter.

Carlos Prosperi, dirigente de la organización política en el estado Guárico y candidato a las parlamentarias por la coalición opositora, relató que al finalizar un acto político en Altagracia de Orituco se comenzaron a escuchar disparos, y en medio de la confusión fue herido Díaz, quien ingresó poco después sin signos vitales a un centro de atención médica.

Tras conocer el hecho, Tintori publicó en su cuenta de Twitter «dolor profundo por el asesinato de Luis Manuel Díaz en un acto de la unidad».

Tintori dijo que denunciará este hecho por parte del «régimen» y agregó que sufrió dos ataques de violencia durante el acto.

«Desde el Comando Venezuela Unida queremos destacar que el Estado Venezolano es responsable, por acción y omisión, de cualquier acto de violencia en Venezuela», señaló un comunicado de la MUD.

La nota instó a la Organización de Estados Americanos (OEA), a las Naciones Unidas, a la Unión Europea y a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) «a que exijan al Gobierno Nacional y al PSUV a rechazar públicamente el uso de la violencia como arma política».

Asimismo, pidió que se «garantice a los venezolanos el derecho a votar en paz y que se comprometan a aceptar pacíficamente la voluntad del pueblo», en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

La oposición ha denunciado durante los últimos días al menos tres ataques durante los actos de campaña de los candidatos a las legislativas y dirigentes de la MUD, varios de ellos con armas de fuego y de los que responsabiliza al gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El pasado domingo el candidato opositor Miguel Pizarro denunció que un grupo de encapuchados que, dijo, vestían una indumentaria alusiva al chavismo, dispararon al aire con armas largas para impedir el paso de la caravana opositora que hacía campaña electoral en un sector popular en el este de Caracas.

Henrique Capriles, excandidato presidencial y gobernador del céntrico estado Miranda, denunció hace dos semanas que fue atacado en la localidad de Yare por un grupo de personas encabezadas por el alcalde de esa localidad, el chavista Saúl Yánez.

Tintori denunció la semana pasada varias agresiones de las que, según ella, ha sido víctima en las últimas semanas en las que ha recorrido distinta ciudades del país a propósito de la campaña electoral.

Las denuncias de ataques hechas por los opositores han sido desestimadas y negadas por los oficialistas, aunque sobre la muerte de Díaz no se ha registrado ninguna declaración oficial del chavismo hasta el momento.

El presidente del Parlamento, el chavista Diosdado Cabello, aseguró poco después de la muerte del opositor, que las denuncias de Tintori en las que asegura ser víctima de agresión por parte de chavistas buscan «hacerle creer al mundo me agrediste».

Por su parte, la misión de acompañamiento electoral en Venezuela de la Unasur expresó en un comunicado «su más enérgico rechazo a todo tipo de violencia que pueda afectar el desarrollo normal del proceso electoral».

Antes de la muerte del opositor, ocurrida a última hora de la tarde, la atención del chavismo durante la jornada se concentró en insistir ante sus seguidores en la necesidad de lograr la mayoría de la Asamblea Nacional, en unas elecciones para las que solo faltan escasos 10 días.

Por su parte el arzobispo de Caracas, el cardenal Jorge Urosa Savino, instó a todos los actores políticos a respetar los resultados de esas elecciones y, en especial, al presidente del país, Nicolás Maduro.

Maduro «debe ser el primero en respetar las leyes y dejar de hacer el llamado a la calle a protestar o a rechazar los resultados de las elecciones parlamentarias», dijo en rueda de prensa la máxima autoridad de la Iglesia católica en Venezuela.

El jefe del Estado llamó la semana pasada a «defender la patria», mientras que Cabello auguró que si el chavismo no obtiene la mayoría en el parlamento habrá «un conflicto de poderes» ya que Maduro «no se va a dejar».

El cardenal afirmó que «sugerir tomar las calles es intolerable» y «debe ser castigado» y señaló que los dirigentes políticos y los funcionarios «deben hacer un llamado a la paz».

Asimismo recordó la «necesidad de que el Plan República y la Fuerza Armada Nacional (FAN) garanticen la tranquilidad, la convivencia y la no violencia absoluta antes, durante y después del día de las elecciones».

En una entrevista con Efe, el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, se mostró convencido de que la alianza opositora ganará las elecciones legislativas, aunque recalcó que no será para sustituir «un sectarismo por otro», sino para «reconciliar el país y unirlo».

(Con información de agencias internacionales)

La misión hizo además un llamado «a las autoridades nacionales competentes para que se realice una exhaustiva investigación de este condenable hecho, con la finalidad de evitar la impunidad frente a este suceso».Por su parte, La alianza opositora MUD condenó la muerte del dirigente y aseguró que esta ocurre promovida «por un discurso oficial que anuncia, promueve y justifica la violencia».El hecho ocurrió al finalizar un mitin de campaña de la MUD en esa localidad del estado Guarico, en el que participaron los candidatos de la alianza opositora, y Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, dirigente opositor (Voluntad Popular) condenado a casi 14 años de prisión.

Comments are closed.