A Rubén Blades le asusta más ser famoso que pelear contra zombis

Escenas de sexo entre mayores de 60 años: ¿el último tabú del cine?
09/01/2015
El Papa permite que se absuelva durante el año Jubilar a las mujeres que han abortado
09/01/2015

El músico habla de su experiencia en la nueva serie de televisión ‘Fear the Walking Dead’.

 

Rubén Blades interpreta a Daniel Salazar, que busca escapar de la violencia en Salvador comenzando una nueva vida en EE. UU. pero termina involucrado en la violenta transformación social.

En 1990 Rubén Blades se enfrentó a uno de los enemigos más brutales de toda su carrera en el cine: el famoso alienígena de la segunda parte del filme de ciencia ficción Depredador (Predator).

En esa producción, el cantante, actor y político panameño interpretó al detective Danny Archuleta, que termina siendo eliminado por el extraterrestre en una ciudad signada por un futuro decadente, violento y en el que una amenaza superior pretende destruir lo que queda del orden social.

 Cuando han pasado 25 años después de haber aparecido en esta producción que se convirtió en una rara pieza de culto cinematográfico y que, aún hoy, emociona a los fanáticos latinos por su pequeña pero sustanciosa participación, ahora Blades enfrenta un contexto similar, pero en una serie de televisión.

Él es uno de los protagonistas de la serie Fear the Walking Dead (que se emite los domingos, a las 10 p. m. , por el canal de TV paga AMC), producción que retoma el éxito que generó The Walking Dead, al enfocarse en una invasión de muertos vivientes.

A pesar de que a Blades le encantan los cómics (de hecho, tiene unos 15.000 en su colección personal) y este nuevo proyecto televisivo se inspira en la novela gráfica de Robert Kirkman (el mismo de The Walking Dead), no hubo una conexión relacionada con ese amor del panameño por las historias contadas en viñetas.

Él no tenía experiencia como lector del subgénero de horror zombi, pero le interesó hacer parte del reto de participar en Fear the Walking Dead ya que le implicaba cambiar su rutina y amor que siempre le ha profesado a la música.

Por eso está emocionado con la historia de una familia que tiene que lidiar con los muertos vivientes en una ciudad dominada por el caos. Además, tras actuar en más de 30 filmes, también significa una oportunidad de mostrarse en la televisión; un medio que recuerda con cariño por su trabajo en el drama Gideons Crossing’s. “Esa fue una serie muy buena que duró un año”, recuerda en una entrevista telefónica con EL TIEMPO.“En este momento la televisión tiene un poder muy grande”, reflexiona este artista y abogado de 67 años, mientras recuerda –con un poco de expectativa– las cifras de audiencia y se preocupa un poco por el futuro que le espera con este drama de zombis. Esos temores no se dan por la violencia y la tensión que promete esta apuesta televisiva, sino por el impacto y fanatismo que han adquirido este tipo de historias de corte apocalíptico, que a la vez podrían implicar un giro inesperado en la carrera como actor de Blades.

Su papel es importante dentro de la trama que analiza el surgimiento de una tragedia, ya que interpreta a Daniel Salazar, un salvadoreño que comienza una nueva vida en Estados Unidos, pero termina de nuevo lidiando con un conflicto violento e inexplicable.

Se podría pensar que la sensibilidad social del artista panameño y ese principio de medírsele a retos que sobrepasan ese contexto de la música –tan bien controlado por él– lo empujaron a estar en Fear the Walking Dead.

Blades no tiene mánager y asume la responsabilidad total de los proyectos que toma, pero reconoce que en todo ese proceso siempre se revitaliza y aprende algo nuevo.

 

Comments are closed.