‘A J. Lasso no se le abrió investigación, fue a los hechos’

Real Madrid se lleva la Supercopa de Europa
08/09/2017
Buffon y la palabra “fin” llenan las portadas italianas tras fracaso Mundial 
11/14/2017

‘A J. Lasso no se le abrió investigación, fue a los hechos’

La exprocuradora Ana Belfon manifestó que durante su administración no se investigó al colaborador del panameñismo Jaime Lasso, quien tercerizó aportes de Odebrecht a la campaña de Juan Carlos Varela

Ana Belfon acudió al MP, donde dijo que archivó dos expedientes de la investigación de apuestas por internet, no a personas.
Ana Belfon, exprocuradora de la Nación en la administración de Ricardo Martinelli, está segura de que durante su gestión jamás se investigó al colaborador del Partido Panameñista Jaime Lasso, quien recibió una donación de $700,000 de la constructora brasileña Odebrecht a través de la Fundación Don James, dinero que entregó al colectivo durante la campaña de 2009. El dinero fue aportado por el representante de la constructora en Panamá, André Rabello.

La actual jefa del Ministerio Público (MP), Kenia Porcell, indicó recientemente la imposibilidad de abrir una pesquisa en contra de Lasso porque éste había sido investigado por el caso Odebrecht en la gestión de Belfon. No obstante, Lasso fue imputado por el presunto delito contra el orden económico por el escándalo Odebrecht, pero al momento en que rendía indagatoria la Fiscalía, al conocer que hubo una sumaria sobre la Fundación Don James, desistió de continuar con el proceso.

A Lasso nunca se le abrió una investigación en el MP durante la gestión de Belfon, sino que se averiguaron los hechos que se concentraron en dos expedientes con los que se intentó ahondar en unas ‘transferencias o depósitos irregulares procedentes de apuestas en juegos de azar a varias cuentas; pero de Odebrecht, nunca. En tiempo y espacio, durante nuestra administración no había llegado ninguna investigación del extranjero sobre la constructora’, apuntó Belfon.

A Lasso le parece irrelevante lo que diga la exprocuradora. El también excónsul de Panamá en Seúl, Corea del Sur, indicó a La Estrella de Panamá que durante la gestión de Belfon ‘se hizo una investigación de 400 páginas sobre la Fundación Don James por medio de la cual se recibió el apoyo de Odebrecht’. Añadió que él es el más interesado en que se pueda investigar todo para que se aclaren y se confirmen las cosas.

‘No tengo ningún beneficio de este gobierno y mi objetivo fue que ganara una persona honesta en la Presidencia, y así fue’, dijo Lasso, quien apuesta por la integridad del presidente Varela.

Hay quienes opinan que no existe doble juzgamiento contra Lasso, porque nunca se le investigó como persona, sino una conducta que podría constituir delito por apuestas de internet, pero el presente es un caso de corrupción.

El abogado penalista Rosendo Rivera recuerda que el MP indicó que no puede iniciar una investigación referente a las declaraciones de Lasso. A su juicio, esto es así porque ‘si investigan a fondo las delaciones, involucrarían hasta al presidente Juan Carlos Varela y la Asamblea Nacional tendría que hacerle un juicio, lo cual, el 99.99% de los panameños sabríamos de antemano en qué terminaría’.

En una declaración ante la Fiscalía Anticorrupción, Lasso reveló que la constructora brasileña aportó $700,000 a través de la Fundación Don James para la campaña de Varela en 2009. Tras las palabras de Lasso, el mandatario, quien antes evadía responder a los medios sobre las donaciones de Odebrecht a su campaña política, admitió haber recibido ‘ayudas de esa persona (Rabello) y que fueron reportadas al Tribunal Electoral’. El presidente recalcó que las donaciones no son sobornos o constituyen un delito.

Una tarea pendiente de la Fiscalía es conocer exactamente en qué se emplearon los dineros que aportó Odebrecht al partido político.

LO QUE SÍ SE HIZO

La exprocuradora se acercó ayer a la sede del MP para corroborar por qué Porcell se refirió a una averiguación que nunca ocurrió. Belfon fue recibida por una secretaria del MP, y a su salida, habló con los medios sobre los datos que ella misma recopiló de sus archivos, ya que los casos están ‘inactivos’, por tratarse de ‘investigaciones del 2013 y 2014′.

Recordó que durante su gestión hubo dos investigaciones concernientes a dineros provenientes de apuestas que se relacionaban con Jaime Lasso o la Fundación Don James, pero que no estaban ligadas al tema Odebrecht.

De sus propios apuntes narró dos casos, el 303-13 y el 70-14. El primero se trató de una investigación que se originó de la Unidad de Análisis Financiero (UAF) el 7 de noviembre de 2013. Este expediente fue identificado con el número 004. Esos datos, de carácter administrativo proporcionados por la UAF, debían judicializarse, pero nunca se hizo. El expediente entró en un laberinto entre distintas instituciones: la Dirección de Investigación Judicial (DIJ), la Procuraduría y la UAF, y jamás se judicializó.

Belfon envió el sumario a la DIJ, pero dicha entidad lo devolvió a la Procuraduría solicitando una ampliación de la UAF. Belfon remitió el expediente a la UAF y cuando regresó a la Procuraduría, ésta lo remitió una vez más a la DIJ. En el ‘va y ven’ no se investigó nada.

La información que emitió la UAF refería a Michelle Lasso, hija de Jaime Lasso, quien se declaró culpable ante la justicia norteamericana en 2014 por actos ilícitos de juegos de azar por Internet. ‘Las pesquisas hacían alusión a la Fundación Don James, Pacific Advisors, Group Ltd. y a un señor Jaime Leonel Lasso del Castillo, a una señora Silvia de Lasso, a otra que se llama Astrid Amanda Jaramillo de Lasso, con la finalidad de que se brindara mayor información sobre las actuaciones que se habían realizado, toda vez que la documentación indicaba que se realizaban transacciones sospechosas’, indicó Belfon.

A raíz de este indicio, Belfon envió los datos a la unidad policial. ‘Se trataba del caso de apuestas por internet, no se trataba de Odebrecht’, insistió la exprocuradora.

Añadió que mientras fungió como procuradora, no se sabía aún sobre alguna investigación de Odebrecht. ‘Hay un error conceptual al decir que esas averiguaciones corresponden al caso Odebrecht, pero eso le corresponderá al Ministerio Público aclararlo’, exclamó en las escalinatas de la sede de la Procuraduría.

En los archivos del Meinl Bank de Antigua, el banco que la constructora Odebrecht utilizó para pagar los sobornos del exterior a políticos y funcionarios de todo el mundo, la Policía Federal de Brasil encontró una hoja de cálculo que registraba una transferencia por $400,000 el 21 de junio de 2012, de Klienfeld Services Ltd., empresa que utilizó Odebrecht para el pago coimas a funcionarios y políticos, a Poseidon Enterprises LLC (cuya firmante es Michelle Lasso).

El MP asegura que los pagos de $700,000 (que incluyen los $400,000 antes mencionados) se realizaron a través de las sociedades Klienfield a favor de V-Tech Ltd y Poseidon Enterprises LL en el Meinl Bank de Antigua.

El MP afirma que Lasso fue investigado en la gestión pasada haciendo uso del criterio de oportunidad, emitiéndose una resolución de archivo de la causa por considerar que no había delito, lo que impide reabrir el caso.

El segundo expediente al que se refirió Belfon, el 70-14, corresponde a una denuncia efectuada por Elizabeth Espinosa en representación de Eduardo Pinnock Quintero, contra los responsables por el delito contra la administración pública, asociación ilícita para delinquir. La denuncia alertaba sobre una publicación del diario Las Américas : ‘Implican a candidato en lavado de dinero en varios bancos de la localidad’. El origen de la plata, según la publicación, provenía de apuestas por internet. Belfon emitió una nota a la Asamblea Nacional para aclarar la denuncia cuando en ese momento Varela aún era candidato presidencial. La denuncia se hizo en abril de 2014, unos meses antes de que ganara las elecciones, en el mes de julio.

Belfon no sabe explicar por qué razón envió ese expediente a la Asamblea Nacional cuando esta entidad no era la competente para hacer la averiguación. ‘No tengo el expediente, pero nunca se habló del caso Odebrecht, sino de depósitos sospechosos provenientes de fuentes desconocidas’.

rfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-slide